INTERNACIONAL

La Policía Judicial (PJ) portuguesa revisó en las últimas semanas varios pozos del Algarve en busca del cuerpo de la niña británica Madeleine McCann, desaparecida en la zona hace 13 años, reveló la cadena pública RTP.

Según divulgó la cadena, las autoridades realizaron búsquedas en varios pozos del municipio Vila do Bispo, situado a unos 15 kilómetros de Praia da Luz, donde desapareció la niña cuando estaba de vacaciones con sus padres y sus hermanos en el Algarve.

Aunque no encontraron su cadáver, la PJ tendría más indicios que apuntan a que el alemán Christian B., el principal sospechoso del 'caso Maddie', es el responsable de la desaparición.

Madeleine McCann desapareció la noche del 3 de mayo de 2007 de la habitación en la que dormía con sus hermanos Amelie y Sean, apenas bebés, en el apartamento de Praia da Luz en el que pasaba las vacaciones.

Sus padres, Kate y Gerry McCann, cenaban con unos amigos en un restaurante cercano y aseguraron a la policía que se turnaban para vigilar que sus respectivos hijos dormían. En una de esas visitas, se descubrió que Maddie ya no estaba.

Tras más de una década de búsquedas infructuosas, las autoridades británicas, portuguesas y alemanas anunciaron el mes pasado que contaban con un nuevo sospechoso, un alemán de 43 años que vivió en el Algarve entre 1995 y 2007 y que se encuentra cumpliendo pena de prisión en Alemania por otro delito.

El sospechoso, al que la Fiscalía alemana investiga por el presunto secuestro y asesinato de Maddie, tiene un abultado historial, tanto por delitos de tráfico de drogas o robos como por agresiones sexuales a menores, violación y lesiones físicas, así como pornografía infantil.

Desde que saltaron a la luz las sospechas en torno a Christian B. han surgido, tanto en medios alemanes como británicos y portugueses, testigos que parecen reforzar las sospechas sobre este individuo.

En Alemania se sospecha, además, que podría estar relacionado con otros menores desaparecidos en circunstancias no aclaradas en el país o en la vecina Holanda.

El fundador de Microsoft, multimillonario y filántropo Bill Gates ha hecho un llamamiento para que la vacuna del coronavirus, así como las medicinas que puedan paliar los efectos de la Covid-19, deben estar disponibles para los países y ciudadanos que más lo necesiten, no para el mayor postor, informa Reuters.

Gates asegura que depositar en las fuerzas del mercado la cura del coronavirus sólo prolongará la pandemia mortal.

"Si simplemente dejamos las medicinas y las vacunas para el mayor postor, en vez de a la gente y a los lugares donde más se necesita, tendremos una pandemia más larga, más injusta y más mortal", dijo Gates en una conferencia en vídeo organizada por la Sociedad Internacional AIDS.

"Necesitamos líderes que tomen esas duras decisiones sobre la distribución basada en la equidad, no sólo en factores dirigidos por el mercado", dijo Gates.

Según el millonario, hace dos décadas, el esfuerzo conjunto mundial para hallar una cura para el sida y poner las medicinas a disposición de todo el mundo, incluido África, debe servir como modelo para la actual pandemia.

Philippe Monguillot, el conductor de autobús brutalmente agredido en Bayona por unos pasajeros que se negaban ponerse la mascarilla, ha fallecido este viernes en el hospital, según han confirmado tanto su familia como el primer ministro francés, Jean Castex.

"Decidimos dejarle ir. Los médicos estaban a favor y nosotros también", ha asegurado en declaraciones a la agencia AFP una de las hijas de la víctima, Marie Monguillot, de 18 años. Su mujer, Veronique, también se ha despedido de él en las redes sociales: "Mi esposo murió a las 5.30 pm, DEP mi amor", escribió.

Los hechos ocurrieron en la localidad francesa de Bayona el pasado domingo por la tarde, en un autobús de línea que viajaba a Biarritz. Tras comprobar sus boletos, el conductor pidió a cuatro pasajeros que se pusiesen la mascarilla, de uso obligatorio en el transporte público en Francia.

Estos se negaron a hacerlo y, según la Fiscalía de Bayona, Philippe Monguillot fue víctima de una agresión "de una extrema violencia" al ser golpeado y herido de gravedad en la cabeza. Los cuatro agresores fueron detenidos poco después por la policía.

"La muerte de Philippe Monguillot, asaltado cobardemente el domingo en Bayona por haber realizado su trabajo, nos toca de lleno el corazón. La República reconoce en él un ciudadano ejemplar y no lo olvidará. La justicia castigará a los autores de este crimen abyecto", manifestaba este viernes en Twitter el primer ministro, Jean Castex.

Le décès de Philippe Monguillot, lâchement agressé dimanche à Bayonne pour avoir accompli son travail, nous touche en plein cœur. La République reconnaît en lui un citoyen exemplaire et ne l'oubliera pas. La Justice punira les auteurs de ce crime abject.

— Jean Castex (@JeanCASTEX) July 10, 2020

Dos de los sospechosos de llevar a cabo la agresión, de 22 y 23 años, fueron acusados y encarcelados por "intento de homicidio", una tipificación que puede cambiar ahora tras la muerte de la víctima. Los otros dos cómplices, de unos 30 años, también fueron a la cárcel por "no ayudar a una persona en peligro".

El fiscal de Bayona ha indicado a la agencia AFP que va a pedir al juez de instrucción que reclasifique estas acusaciones como "homicidio voluntario de un agente de la red de transporte público".

La empresa para la que trabajaba Monguillot, Keoilis, ha decidido incrementar la seguridad de sus empleados, desplegando guardias en algunos de sus servicios de autobuses en el área.

Cientos de mujeres se han manifestado este viernes en el centro de París, en Francia, contra el nuevo ministro del Interior, Gerald Darmanin, acusado de violación. Durante la manifestación, los presentes han exigido la renuncia inmediata del ministro, que niega los hechos.

Cientos de mujeres se han manifestado este viernes en el centro de París, en Francia, contra el nuevo ministro del Interior, Gerald Darmanin, acusado de violación. Durante la manifestación, los presentes han exigido la renuncia inmediata del ministro, que niega los hechos.